Como coger las nubes del cielo con una mano y sujetarlas

Dianne Dengel ilustración

 

 

Se me encogió el corazón como un bizcocho casero cuando abres la puerta del horno. Puede que la lluvia acompañara y es que mis ventanas lloraban desconsoladas y el viento se empeñaba una y otra vez en abrirlas. Sea como fuera, terminé de leerlo ayer por la noche, robándome sueño como de costumbre. Lo tenía olvidado en mi librería y recordé que no lo había leído. Conmovedor, tierno hasta decir basta, inteligente y una historia bien contada a través de los ojos de un niño de diez años. “Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea”, de Annabel Pitcher y editado por Siruela. De cómo sobreponerse a la mayor de las tragedias, de cómo reconstruir lo que está destrozado, de cómo recuperar a tu familia. Ayer noche tuve diez años de nuevo, cuando uno es capaz de creer que puedes coger las nubes del cielo con una mano y sujetarlas.  Desde luego la vida es más bonita desde esa altura. Felices lecturas.

 

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario