En la lucha se inventa el desafío

Adam Partridge fotografía

 

 

Me he comprado un chubasquero. Mi vecina me ha dicho que aquí donde vivimos los paraguas no sirven para nada. Me quedé atónita pero ya sabes que es de los lugareños de quiénes se aprende.

Al parecer, cuando el otoño se haga oficial que no presente y vea llegar el viento desde el horizonte, la lluvia caerá “en horizontal”. ¿Cómo?, “en horizontal, aquí llueve en horizontal”.
Hoy mi pequeña salía entusiasmada del cole, “tengo que hacer un cuento, mami”, en eso de inventar cuentos mis hijas ya se sabe, hijo de gato caza ratón. Pues estupendo, le he dicho, qué bonito ejercicio. “En gallego, mami, tengo que escribirlo en gallego”. Ainnns. Pues venga, la he animado, lo redactas en castellano y luego utilizamos diccionario y traductor y algo sacaremos. Voluntad que no falte.  Es la lucha la que inventa el desafío y éste es grande, así es que nos toca trabajar un pouco.
Estoy picada conmigo misma cuando corro, voy pensando: llego al próximo poste y cuando estoy a punto de llegar diviso un nuevo árbol y cuando ya he llegado al contenedor verde y estoy que me muero, veo a la vecina estupenda y sigo hasta que la veo girar y me agarro a las rodillas, que me dicen stop. Ayer me pilló la lluvia, justo bordeando la playa. Quiso jugar conmigo y apretó hasta empaparme; el mar zarandeaba la barca  de un pescador, la misma que veo desde mi llegada al bello atlántico. Ya la siento  mía. Es de madera resistente. Sigue a flote.

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario