Los lunes al sol

Oleg Oprisco imágen
A veces, sólo a veces, tengo que buscar el equilibrio necesario para realizar dos trabajos, el de ama de casa y el de escritora. Concentrarme y saber organizarme. Hoy me he lanzado a correr por la playa. “Ahora es cuando sale el verdadero runner, el que no se escuda en el frío, ni en el viento, ni en la lluvia”, me ha dicho alguien muy querido en mi familia, de esos que gastan suela en cualquier época del año. Me gustan los lunes, siempre me pongo pequeñas metas para la semana, no siempre logro éxito pero lo intento. Esta mañana me he propuesto decir las cosas una sola vez, ya sabes, no repetir, por ejemplo, una veintena de veces “lávate los dientes, tienes la mochila preparada o saca la basura, por favor”. Y verás, ha funcionado. No tener los nervios de punta, como si sólo de mi dependiera el destino de mi casa, es un buen objetivo para esta semana. Voy ya bordando capítulos. Falta poco.

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario