La uruguaya

” Yo tuve un amor, lo dejé esperando, y cuando volví, no lo conocí, no lo conocí”

Tenía ganas de leerte. La uruguaya, de Pedro Mairal. Así que el otro día fui a por el pan y te colé en la cesta con la fruta. Cosas de las redes, sigo a un chico porteño que fotografía lo que los bonaerenses leen en el transporte público. Parecías una epidemia. Luego de empezarte, fue imposible dejarte. También porque me trajiste la nostalgia de aquellos soleados domingos, cuando mi juventud era irreverente y yo también cruzaba en buquebus a la preciosa Colonia, en Uruguay.

Todo sucede en un día y lo cuentas rápido. Me he reído, a veces. Entre líneas también me has dejado pensando, como imagino era tu propósito. Porque vas y me hablas de nada nuevo, tan presente, como el desgaste de la pareja, el vértigo de la paternidad y la sombra de la infidelidad. De cómo unas horas te pifian la vida. Te ha salido grande y redonda esta novela corta, lejos de quedarse en una historia de amor que falla, va y me deja un regusto a naranja amarga.

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario