Una voz escondida

“Para mí las palabras no eran sólo conjuntos de letras, porque cada una encerraba un mundo. En los años en que no había hablado, había luchado con cada una, conocía su valor, sabía qué color tenía y sentía el espacio que ocupaba. ¿Cómo podía expresar con la escritura, todos los matices de una palabra? Por ese motivo no podía escribir con un solo tono. Para hacer los deberes, necesitaba los lápices de colores.”

Una voz escondida, por Parinoush Saniee (narrativa salamandra)

Qué bonita lectura me he regalado este fin de semana, así sin quererlo. Que a los hijos no hay que quererlos tanto, hay que quererlos bien. Saber escuchar esa voz que tienen dentro. Necesito un armisticio. La tecnología quiere conquistar todo el territorio, la escuela, tan reglamentada, no ayuda: ¿dónde están la música y el arte en las aulas? Que los largos paseos y los buenos libros, me sigan ayudando. No sé hacerlo de otra manera.

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario