Apegos feroces

Apegos feroces. Aquí ya me quedo un rato, largo. Me da miedo  empezar la lectura, podría detenerme ahí, en esas dos palabras que conforman un título tan sugerente como acertado. Un regalo.

“El pecho se me partió en dos y un dolor y una agitación rabiosa y asustada corrieron velozmente hasta el espacio que se había abierto”.

En Apegos feroces _ Ed. Sexto Piso, 2017_Vivian Gornick, escritora y periodista y voz del feminismo en EEUU, reconstruye su infancia en un bloque de viviendas de familias judías en el Bronx junto a dos viudas: su madre, cuya temprana pérdida de su esposo la sume en un interminable y amargo duelo; y la despampanante vecina pelirroja Nettie, que al quedarse sola toma el camino contrario y encuentra en el sexo su coto de poder. Los recuerdos infantiles se intercalan con las furiosas discusiones que una Gornick adulta y su progenitora mantienen en sus paseos semanales por Manhattan, con la fuerza, la rabia y el feroz amor con el que una madre y una hija pueden hablarse.

Palabras de la autora: “El movimiento feminista de los años setenta ejerció una gran influencia. Nos llevó a miles de mujeres a pensar cómo nos habíamos convertido en lo que éramos, y aquello nos condujo inmediatamente a nuestras madres. Fuimos las primeras en emprender esa búsqueda existencial y analítica”.

Si existe literatura femenina, éste es, sin dudarlo, un libro sobre mujeres para mujeres. Si la magia de la escritura reside en encontrar misterio en lo familiar y lo cotidiano, estamos ante un libro maravilloso. Apegos feroces es la narración de un vínculo materno filial. ¿Puede haber mayor literatura? Inquietante, emotiva e irritante, ferozmente emocional. Apegos feroces, es un ejercicio autobiográfico brillante, también un reflejo de la sociedad de la época.

“La vida es difícil: es gloria y castigo. Las ideas son emoción, una compañía glamurosa. La soledad me devora por dentro. Cuando el equilibrio entre la lucha y la autocompasión se mantiene, me siento como una de las Mujeres Singulares.”

Photo by Selvan Tamilmani 

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario