Una educación

Seguimos en esa revolución. La tecnológica. Ya lo ha transformado todo: «nuestra manera de pensar, de producir, de consumir, de comerciar, de gestionar, de comunicar, de vivir, de morir, de hacer la guerra y de hacer el amor.» Son palabras de Manuel Castells, de quien leí casi todo cuando estaba en la facultad.  Hace ya semanas que terminé de leer Una Educación (Tara Westover; Ed.Lumen). Es de esos libros que dejan un eco, de los que deben reposarse antes de iniciar otra lectura.  No pensé que las memorias de alguien tan joven pudieran cautivarme. Rotundamente.

“Nacida en las montañas de Idaho, Tara Westover ha crecido en armonía con una naturaleza grandiosa y doblegada a las leyes que establece su padre, un mormón fundamentalista convencido de que el final del mundo es inminente. Ni Tara ni sus hermanos van a la escuela o acuden al médico cuando enferman. Todos trabajan con el padre, y su madre es curandera y única partera de la zona. Tara tiene un talento: el canto, y una obsesión: saber.” 

He hablado mucho con mi hija de este libro que espero pueda leer en cuanto acabe sus exámenes. Hablo mucho con ella sobre educación. Me pregunto si Manuel Castells, la excluyó queriendo de su reflexión. La educación. No la confundas con la escuela, con los deberes, con los exámenes que siguen repitiendo los mismos esquemas memorísticos de décadas pasadas. Comparto con Westover que el ideal de la educación tiene que ver con el hecho de que una persona se transforme, «y lo más maravilloso es que el artífice de esa transformación sea uno mismo.»

… Yo no sabía que significaba la educación porque nunca había estado en un aula, pero me gustaba mucho la música. La primera vez que escuché música descubrí que había cosas que nunca podría aprender en la montaña. No creo que sea exagerado afirmar que me he enseñado álgebra a mi misma: lo hice para aprender a cantar. Quiero decir que mi amor por la música me llevó también a aprender muchas cosas. (…)

Cómo nos convertimos en las personas que somos, me pregunto. Con compromiso personal. De la escuela no se entra y se sale formado. Es una responsabilidad personal, que nos pertenece. Leer, conocer, aprender, debatir, dudar, preguntar, indagar, razonar, reflexionar. Que la educación nos brinde la oportunidad de elegir lo que queremos pensar. Que nos libere. 

 

 

Pic by @laviperchik

 

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario