Sobre mí


Me llamo Silvia, porque a mi hermana no le gustaba Sofía. Hace unos años que cumplí los 40. Ahora vivo en un pueblo que besa el Atlántico y que vigila la Torre de Hércules. Nací en Barcelona. He vivido en Argentina y me he mudado muchas veces, por eso sé que el cielo es el mismo y hay la misma Luna y el mismo Sol. Soy madre de dos preciosas niñas y sigo enamorada de su padre. Los cuatro vivimos con Wilson, nuestro Westy blanco como el algodón, que nos tiene robada el alma.

Me licencié en Ciencias Políticas y cursé Periodismo. Trabajé siempre para Recursos Humanos. Cuando nacieron mis hijas, pedí una excedencia y ya no regresé. Leo todo lo que puedo y me abrazo a la naturaleza todos los días. He aprendido a amar la lluvia. Puedo decirte que el mar no es solo azul.

Tulipanes de fresa es mi blog más personal. Aquí te hablo de los libros que leo, siempre y solo de las emociones que a mí me sugieren. Hay un Tic Tac, que es donde escribo lo que me apetece y luego un “sin palabras” que dedico a la ilustración y a la fotografía (amores a los que estoy rendida).

El 16 de noviembre se publica mi tercera novela: El intermedio que somos. La edita Excellence, sello independiente de edición tradicional, del grupo Angels Fortune.  La editorial canaria Siete Islas publicó mis segunda novela: La aldea. Antes, tuve la fortuna de que muchos lectores se enamoraran de mi primera incursión en la literatura con Mientras hilan las mariposas, novela que autoedité. (Amazon, 2016). Soy autora del libro infantil “Cuéntame un cuento, yo te lo pinto”, ilustrado por Enrique Tortosa.

Podrás encontrarme muchas veces paseando con el Sr. Wilson por la orilla de la playa. También en la biblioteca se me van las horas y seguro que nos vemos en alguno de los Clubs de lectura. No soy nadie sin un café, o dos. Me enamora una buena conversación y estoy estudiando fotografía. No me gustan las fronteras, la naturaleza no las tiene. Se levantan muros o se construyen puentes. Yo estoy siempre en el segundo equipo. Y los abrazos, que no se me olvide, me encantan los abrazos. Te doy uno.

Silvia.