De los días más bonitos del calendario

Es una de mis fotos personales preferidas. Seguramente, lo será para siempre. Entonces pensé y les escribí aquello de “Si logro que améis los libros”. Les digo todavía que éste es de los días más bonitos del año. Una fecha señalada. Si los días se echan de menos como se extraña a las personas que uno ama, en mi calendario de nostalgias, el 23 de abril, lleva puesto el vestido de gala. No habrá paseo más bonito que las Ramblas de Barcelona. Seguramente, todos querrán domesticar hoy al Dragón y, a uno y a otro lado, dirán que milita el Caballero. Lejos, yo me quedo siempre con la Rosa, imperecederamente con la literatura. Pues de todo me salvaron el amor y los libros.

No quiero dejaros promesas,
deudas, dudas. No quiero dejaros más que bien armadas. Bien vestidas vuestras
cabezas. Si logro que améis los libros, me sentiré dichosa. Sabré que nunca
estaréis solas. Que viajareis a tierras lejanas, que viviréis aventuras
inimaginables, amores prohibidos, amistades eternas. Si logro que améis los
libros os sabré conocedoras de misterios no resueltos, vencedoras en las más
injustas guerras. Le daréis la mano a grandes reinas, a ilustres artistas.
Tendréis casa en una cueva recóndita o en un ático en Manhattan. Seréis médicos
o arqueólogas, domadoras de fieras o costureras. Si logro que améis los libros,
seré inmensamente feliz. Qué buen legado os habré dejado. Os sabré siempre
acompañadas. Eternamente libres.

Photo by Annie Spratt 

Quizás también te interese leer

Sin comentarios

Deja tu comentario